Marbella - Ojén (GR 249)

Visto 83 veces
(0 votos)

Comenzamos el recorrido en la desembocadura del Arroyo Guadalpín y ascendemos hasta las proximidades del Palacio de Congresos. Un corto trayecto por la Calle Ramón Gómez de la Serna nos lleva a cruzar la Avenida Ricardo Soriano y tomamos dirección noroeste por la Avenida Jaime de Mora y Aragón. A unos 800 metros cruzamos por encima de la Autovía A-7. En la rotonda giramos a la izquierda por la larga Avenida Buchinger. Esta asciende en dirección nor-oeste y toma el nombre de Calle Albinoni, que lleva a la cantera en desuso reconvertida en el Auditorio de Nagüeles.

Llevamos unos 3 km de recorrido y vemos a la derecha de la carretera dos grandes piedras y un cartel de inicio de sendero de la Cara Sur de Sierra Blanca. Entramos de lleno en un carril maltrecho entre espigados pinos carrascos con algarrobos y acebuches. Se deja a la izquierda el tajo de La Concha. La pista tiene numerosos ramales transversales pero seguimos el central, que acaba convirtiéndose en vereda. Comenzamos a subir decididamente por la Cañada de las Encinas hasta un cruce de veredas. Aquí giramos a la derecha y bajamos un pequeño tramo, cruzamos el Arroyo de las Piedras, y ascendemos al Puerto de los Pilones, donde hay una explotación de colmenas. Un nuevo descenso y la posterior subida nos lleva a coronar el Puerto de los Mochileros. Una tercera bajada lleva a un cruce de veredas. La que va hacia el sur lleva a Marbella, a la Urbanización Cascada de Camoján, pero la del GR es la de la izquierda, que sube por la Cañada de la Janta, una de las zonas más ricas en vegetación por su orientación de umbría. Aquí está la primera subida de importancia, El Puerto de Camoján (km 5.4) es un oteadero de primer orden. Hacia el este, en dirección a la marcha, la Cañada de Calaña donde está el eremitorio y en el horizonte la Cruz de Juanar. Hacia el sur, la Bahía de Marbella en todo su esplendor con el Estrecho, el Peñón de Gibraltar y la costa rifeña norteafricana distinguibles en los días claros.

Hay que realizar un ligero descenso en dirección norte, por una ladera afectada por un incendio donde prospera el espartal. En contraposición el fondo del valle, muy cerrado, sostiene un denso pinar. Para llegar a él hay que realizar un paso algo complicado provisto de unos pasamanos de cuerda y enseguida se llega a la Ermita de los Monjes (punto kilométrico 6). Del edificio queda muy poco, pero las estancias son algo reconocibles, merced a la limpieza realizada por voluntarios tanto en el edificio como en los viales de acceso. La segunda ascensión importante lleva al Puerto de la Cruz. Todavía dando vista a la Cañada de los Monjes, el sendero asciende hacia el norte por la ladera occidental de la cresta dejando atrás el Cruce del Puerto de la Cruz hasta un nuevo cruce de caminos, el situado en el Puerto de las Pitas (km 7.4), que también está identificado mediante un cartel indicativo. Lo que se debe hacer es torcer hacia el este y emprender la bajada hacia el Arroyo de la Laja y la subsiguiente subida al Puerto del Pino, otra atalaya privilegiada.

Durante el fuerte descenso es posible ver la zona de Puerto Rico Alto con su ordenada arboleda, el rojizo cortado del frente de la cascada fósil y el sendero que parte hacia el este, el que se va a utilizar en un rato. El Arroyo de Puerto Rico (km 8.5), la acequia antigua, una calera y unas ruinas se suceden entre los dos cruces que marcan la trayectoria del PR A-169 que viene de Marbella y sigue hacia Juanar. Desde el Puerto de las Golondrinas hasta Puerto Rico, solo que en sentido contrario, comparten trazado la Vereda del Faro y el GR-249. Entre jaguarzos blancos se emprende un suave tramo en busca de la Hoya de los Cabañiles, donde un nuevo cruce llevaría a Puerto Rico Bajo y a contactar con el PR A-169. Después de la Hoya de los Cabañiles, que da nombre a un camino antiguo que se desprende del GR, se llega al Puerto de los Acebuches, en una parte algo más deforestada.

Al poco se puede apreciar una amplia vaguada allanada, se trata de una de las Minas del Peñoncillo, la situada a mayor altitud. Hay un mojón en el kilómetro 10.8, justo encima de otra de las minas a cielo abierto. Es donde la dirección este se torna de repente norte. Una delgada alambrada separa al espacio forestal, de las primeras urbanizaciones de lujo. El camino va justo por el límite de usos del territorio durante un buen tramo. Tras sucesivas subidas y bajadas al lado de los chalets, se llega a una zona de pinos muy desarrollados de tres especies: piñoneros, resineros y carrascos.

Por fin tenemos a la vista Ojén (justo después de un derrumbe de blancos mármoles desprendidos de una cantera superior), y se llega a la zona incendiada. La pendiente es muy pronunciada, interrumpida bruscamente hacia la derecha por el talud de la carretera. La vegetación se torna espectacular en las lomas que rodean el Arroyo del Tajo Negro. La diversidad vegetal es la mayor de todo el recorrido, constituyendo un fuerte contraste con las zonas afectadas por el siniestro. El Pinar con acebuches no está muy desarrollado, pero el matorral adquiere proporciones selváticas mediante la conjunción de todas las especies nobles que han ido apareciendo a lo largo del día. Cuando se llega al primer abrevadero el final está muy cercano. Hay que llegar al cerrito de las antenas, tomar un carril que baja a la carretera, pasar esta por debajo y mediante una serie de curvas pronunciadas llegar a la zona occidental de Ojén donde culmina la etapa.

 

Información

  • Designación Marbella- Ojén - GR 249 (GRAN SENDA MÁLAGA. ETAPA 31)
  • Dificultad Media-alta
  • Distancia 17 km (ida)
  • Tipo Lineal
  • Tiempo 5:45 h (ida)

Copyright © 2003 - 2020 / Excmo. Ayuntamiento de Marbella - Todos los derechos reservados